23 junio 2021

Comunicación Consciente

Va el juicio político contra Trump: Senado aprueba proceder

El cargo contra el exmandatario de Estados Unidos es incitación a la insurrección, esto por el papel que los demócratas argumentan que jugó en el ataque contra el Capitolio en enero pasado.

El Senado afirmó la base constitucional del segundo juicio político del expresidente Donald Trump, despejando el camino para que comiencen los argumentos sobre si incitó a una insurrección al enardecer a las personas que irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos el mes pasado.

Después de cuatro horas de argumentos de los gerentes de juicio político de la Cámara de Representantes y el equipo de defensa de Trump, el Senado votó 56-44 para continuar con el juicio, rechazando la afirmación del expresidente de que es inconstitucional juzgar a un funcionario que ya no está en el cargo.

Aunque seis republicanos se unieron a los demócratas en la votación para continuar, eso está muy por debajo de los 67 votos que se requerirían para una condena. Los argumentos de apertura están programados para comenzar alrededor del mediodía del miércoles.

Trump fue acusado por la Cámara de Representantes en un solo artículo que lo acusaba de incitación a la insurrección por avivar la ira de sus partidarios, lo que provocó el asalto al Capitolio de Estados Unidos por una turba el 6 de enero cuando el Congreso certificaba el recuento del Colegio Electoral que entregó la presidencia a Joe Biden.

Los abogados de Trump habían argumentado que su juicio político por parte de la Cámara fue un intento por motivos políticos de destituirlo como un retador al poder demócrata en lugar de un remedio constitucional por cualquier irregularidad.

“Realmente estamos aquí porque la mayoría de la Cámara de Representantes no quiere enfrentar a Donald Trump como un rival político”, dijo el abogado Bruce Castor mientras el equipo de defensa del expresidente argumentó que el juicio político del Senado es inconstitucional.

Otro abogado de Trump, David Schoen, dijo que los demócratas tienen un “deseo insaciable de juicio político”. Durante su presentación, Schoen reprodujo un video que muestra una procesión de demócratas en el Congreso exigiendo el juicio político de Trump a partir de 2017.

El representante Jamie Raskin de Maryland, el principal gerente de juicio político de la Cámara de Representantes, argumentó que no hay una “excepción de enero” para responsabilizar a un presidente por sus acciones justo antes de dejar el cargo.

En su presentación, los gerentes de juicio político de la Cámara de Representantes avanzaron rápidamente al núcleo de su argumento a través de un video vívido y dramático de los partidarios del expresidente arrasando el Capitolio de Estados Unidos y atacando a los oficiales de policía.

El video editado yuxtapuso el discurso de Trump a la multitud antes del ataque cerca de la Casa Blanca en el que instó a los partidarios a marchar hacia el Capitolio con escenas de la multitud abrumando barreras y legisladores evacuando la cámara de la Cámara. Los gritos y chillidos resonaron en el Senado mientras el video se reproducía en grandes monitores.

“Si no luchas como el infierno, ya no tendrás un país”, dijo Trump a la multitud en la grabación. Cuando la multitud se dirigió al Capitolio, se oyeron gritos de “Traidor Pence”, una referencia a Mike Pence, que presidía el recuento de votos electorales, y “Sin Trump, no hay paz”.

Trump fue acusado “por hacer eso”, dijo Raskin cuando terminó el video. “Si eso no es un delito imputable, entonces no existe tal cosa”.

Castor y Schoen afirmaron que el Senado no tiene jurisdicción para juzgar al ciudadano Trump, y dijeron que la Constitución ofrece solo la destitución del cargo y la inhabilitación para ocupar cargos futuros como sanciones para el juicio político.

Castor defendió el discurso de Trump ante una multitud de partidarios antes del ataque al Capitolio protegido por la Primera Enmienda.

Si Trump fuera declarado culpable, dijo el abogado de Filadelfia, los juicios políticos partidistas por el discurso político podrían convertirse en algo común.

La senadora Lisa Murkowski de Alaska, una de los seis republicanos que votaron para continuar con el juicio, dijo que los gerentes de juicio político de la Cámara de Representantes “presentaron un análisis legal bastante bueno”. Pero culpó a los abogados de Trump, particularmente a Castor.

“No podía imaginarme a dónde iba”, dijo. “No creo que nos haya ayudado a comprender mejor de dónde venía en cuanto a la constitucionalidad de esto. Y sentí que el Sr. Schoen hizo un mejor trabajo. Pero creo que perdieron la oportunidad con su primer abogado allí “.

El republicano John Cornyn de Texas, quien votó a favor de desestimar el caso, dijo que Castor “simplemente divagaba una y otra vez y realmente no abordó el argumento constitucional”.

“Pensé que habíamos tenido un buen día”, respondió Castor.

Además de Murkowski, los senadores republicanos que votaron para continuar el juicio fueron: Bill Cassidy de Louisiana, Susan Collins de Maine, Mitt Romney de Utah, Ben Sasse de Nebraska y Pat Toomey de Pennsylvania.

El juicio comenzó con los senadores tomando asiento en escritorios de caoba donde se les advirtió que guardaran silencio mientras ambas partes presentaban sus casos. El senador demócrata Patrick Leahy, miembro de alto rango del partido mayoritario, dio el trámite al orden ocupando el lugar en el estrado de mármol de la cámara que ocupó el presidente del Tribunal Supremo John Roberts durante el primer juicio político de Trump hace un año. Roberts no está obligado a presidir porque Trump ya no está en el cargo.

Los senadores republicanos han presentado la cuestión constitucional como la principal justificación para votar a favor de la absolución de Trump, aunque la mayoría de ellos han evitado defender directamente sus acciones antes del 6 de enero, cuando sus partidarios irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos.

Se requeriría que al menos 17 republicanos votaran para condenar a Trump al final del juicio para alcanzar la mayoría de dos tercios necesaria, y eso parece poco probable.

El senador Roy Blunt de Missouri, miembro del equipo de liderazgo del líder de la minoría Mitch McConnell, dijo que votará para absolver a Trump al final del juicio porque considera que el proceso es inconstitucional.

“Voy a votar como voté el otro día durante el juicio”, dijo a los periodistas. “No creo que sea constitucional. No creo que debamos hacerlo “.

Blunt dijo que cree que el juicio terminará el sábado o el domingo.

www.elfinanciero.com.mx