18 mayo 2022

Comunicación Consciente

Uso recreativo de la marihuana, en el limbo en México: Congreso no legisla en la materia pese a fallo de la Corte

EFE.- Casi un año después del histórico fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que levantó la prohibición del consumo lúdico de la marihuana, la cannabis recreativo continúa en un confuso limbo porque no se han otorgado permisos de autoconsumo ni el Congreso ha legislado en la materia.

El 20 de abril, en el Día Mundial de la Marihuana, los activistas y defensores de derechos humanos vinculados con el consumo de la planta coinciden en que no existe voluntad política para regular el consumo.

Ello puesto que mientras que muchas iniciativas de ley han pasado por el Congreso y el Senado en los últimos años y se les ha dado pronta resolución, con la marihuana la situación es completamente distinta.

“Las conductas son claras: si quisieran legislar, desde 2018 podrían haberlo hecho con una mano en la cintura. (…) Tiempo han tenido, opciones de dialogar, de revisar, de afinar, han tenido”, dijo a Efe Juan Francisco Torres Landa, fundador de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART).

Caso omiso a la Suprema Corte

La lucha por la legalización de la marihuana lleva más de un lustro en México.

Uno de los primeros avances se dio en 2015, cuando Torres Landa se convirtió en uno de los primeros cuatro mexicanos en obtener un amparo de la Suprema Corte para cultivar y consumir marihuana con fines lúdicos.

Posteriormente, y aunque con un sustancial retraso tras su aprobación en el Congreso en 2017, se publicó en 2021 el reglamento para la venta y distribución de marihuana medicinal en el país.

Pero desatendiendo los exhortos de la Suprema Corte hasta en tres ocasiones, el Congreso mexicano ha fracasado en regular el cannabis recreativo.

Ello pese a que el alto tribunal tumbó en un falló histórico el 28 de junio de 2021 los artículos de la Ley General de Salud que prohibían el consumo de marihuana recreativa.

Y el 2 de diciembre de 2021, el Supremo concedió un amparo donde se declaró inconstitucional la prohibición de la siembra, cultivo y cosecha del cáñamo “con fines distintos a los médicos y científicos”.

No obstante, el cannabis permanece en un confuso limbo legal, puesto que sigue penalizado en el Código Penal y el Gobierno todavía no ha otorgado permisos para el autoconsumo, según denuncian los activistas y consumidores, que todavía pueden ser arrestados por llevar más de cinco gramos de marihuana.

Una nueva iniciativa de la marihuana

Pepe Rivera, miembro del llamado Plantón 420 ubicado delante del Senado en el centro de la Ciudad de México, explicó que la iniciativa que está frenada en la Cámara Alta desde hace más de un año no era adecuada, entre otras cosas, por no haber contado con activistas y especialistas en el tema.

Tanto era así que las cantidades límite, una visión más centrada en el negocio que en los consumidores o los estigmas perpetuados convirtieron la iniciativa, promovida por el oficialista Ricardo Monreal, en un texto muy alejado de muchos usuarios de cannabis.

Es por esto que desde el Plantón 420 presentaron el 2 de febrero un paquete de iniciativas mucho más progresistas y “enfocadas en los derechos humanos”.

“César Cravioto (senador del oficialismo) bajó y nos dijo ‘quiero hablar con ustedes’ y la primera junta se dio aquí en el plantón”, explicó Rivera.

Y detalló que el paquete cuenta con la voz de 50 asociaciones civiles y, entre otras cosas, difiere en el número de plantas que cualquier usuario puede tener, aumenta la cantidad en posesión, habla de consumo responsable y es “en general una iniciativa con visión de derechos humanos”.

El actual periodo legislativo termina el 30 de abril y no esperan que la iniciativa logre llegar a ningún puerto en esta ocasión, pero sí más adelante.

Los miembros del Plantón 420 -que desde hace dos años y casi tres meses se establecieron delante del Senado y en otros puntos de la capital- se muestran positivos con esta iniciativa.

Pero también reconocen que el panorama es complicado todavía porque falta comprensión por parte de parte de la sociedad, los legisladores, el Gobierno federal y el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, reticente a despenalizar la marihuana.

Lo mismo consideró Torres Landa: “Le dan vueltas y vueltas porque queda claro que para el presidente no es prioritario. Aunque se dicen un gobierno de izquierda son hiperconservadores y en materia de política de drogas francamente no entienden nada de lo que está de por medio”, espetó.

Él, a diferencia de Rivera, se muestra negativo con la situación a largo plazo para los usuarios de cannabis en México.

Pese a ello, este 20 de abril es, como cada año, un día de celebración.

En la Ciudad de México se instalarán cuatro escenarios en la céntrica avenida Paseo de la Reforma donde habrá espectáculos musicales, comedia, circo e incluso lucha libre.

Pero también será una jornada de protesta y una vía más para tratar de llegar a la población no consumidora y continuar con la labor educativa y divulgativa, una esperanza en medio del caos legislativo.

“La ciudadanía informada sería potente. Tenemos que entender que nuestro papel es un rol activo, no pasivo, de presionar para que legisladores y servidores públicos hagan las cosas por las que los contratamos”, indicó Torres Landa.

latinus.us