31 julio 2021

Comunicación Consciente

Se refugia en una casita de hule

Si alguien desea ayudarlo con algo, lo que más necesita es alimentos y un poco de ropa para protegerse del frío

Un hombre que llegó a Navojoa en el tren de carga hace 10 años, vive en una casita improvisada que construyó con hule negro y cartón. Ramón salió de Las Roscas, Sinaloa, para buscar una mejor oportunidad de vida.

En un principio, asegura, trató de llegar hasta la fronteriza ciudad de Nogales, pero un accidente lo obligó a regresar a su pueblo natal. Después superar las lesiones regresó a la Perla del Mayo y desde entonces, se gana la vida en las calles.

El indigente de 33 años vive a un lado del Canal de las Pilas, justo en la subida de los puentes elevados, a la altura de la calle General Ignacio Pesqueira.

“LLEGUÉ EN EL TREN DE CARGA A ESTA CIUDAD HACE ALGUNOS AÑOS, RECUERDO LA PRIMERA OCASIÓN QUE LLEGUÉ A NAVOJOA, ME CAÍ DEL TREN Y TUVE ALGUNAS LESIONES, ME TUVIERON QUE REGRESAR, PERO DESPUÉS DE SUPERAR LOS GOLPES, ME REGRESÉ DE NUEVA CUENTA”

Comenta que para poder sobrevivir en esta ciudad tiene que limpiar predios y lotes enmontados, lava carros y vidrios de los vehículos en los diferentes cruceros de la ciudad, además de que algunas personas lo mandan a mandados.

Mencionó que, aunque sí cree en el covid, le tiene más miedo a morir de hambre, por lo que tiene que salir todos los días a las calles en busca del sustento.

Ramón tuvo que sembrar maíz en los costados del canal de riego donde tiene su pequeña casita, donde espera más adelante que se logre el cultivo y con ello poder tener una opción de alimento.

imagen-cuerpo

El sinaloense adoptó a un perrito de la calle, a quien le hizo su propio espacio dentro de la casita improvisada para no sentirse tan solo.

Asegura que tiene familiares en el vecino Estado de Sinaloa, pero que muy poco tiene comunicación con ellos.

Dijo que, si la ciudadanía está dispuesta ayudarlo con algún apoyo, en estos momentos lo que más necesita es alimentos y un poco de ropa para protegerse de las bajas temperaturas.

imagen-cuerpo

diariodelyaqui.mx