17 mayo 2022

Comunicación Consciente

Recuerdan navojoenses con nostalgia los buenos tiempos del Río Mayo

Muchos adultos lo visitaban en su niñez al lado de sus padres y era considerado un icono del municipio y el pulmón más importante de la región

De aquellos álamos grandes, fuertes y frondosos que daban sombra a las familias que llegaban al Río Mayo a pasar momentos de esparcimiento, y de cuyas ramas los niños solían columpiarse, sólo quedan troncos secos que están muriendo junto con una parte importante de la historia de Navojoa, lamentaron ciudadanos.

Los viernes de por allá en la década de los 90, Máximo Quijada solía pasar por sus dos hijos a casa y de ahí en su Chevy Nova del 86, color azul, recogía a su esposa María, quien salía de su trabajo como secretaria a las 15:00 horas.

Luego hacían una parada para comprar un pollo asado, recuerda, que en familia disfrutaban en el Río Mayo. Ahora sólo el recuerdo queda, expresó el hombre de 69 años de edad.

El Río Mayo era un punto de reunión para las familias navojoenses, era un motivo de orgullo cuando los viajeros pasaban por ahí a la salida Norte de la ciudad; pero no sabemos en qué momento pasó de ser lo que era a lo que es hoy”, mencionó con cierta nostalgia.

Por el lugar corría agua en abundancia, limpia, donde los niños solían bañarse y desde lo alto de una rama lanzarse un clavado; se veía vida, comentó, incluso actividad económica con los vendedores ambulantes que daban también colorido al icónico Río Mayo.

“No hay quien no tenga un grato recuerdo del Río Mayo, pero es lamentable que ahora esté seco y en las condiciones en las que se encuentra”, añadió.

www.elimparcial.com