7 agosto 2022

Comunicación Consciente

Policías de Guanajuato capacitan a estudiantes de secundaria con armas; organizaciones piden sanciones

Organizaciones civiles denunciaron que el pasado jueves policías de Purísima del Rincón, Guanajuato, llevaron a cabo una capacitación en una secundaria en donde le dieron armas a los jóvenes.

Este jueves en un mensaje en redes sociales, el director de la Secretaría de Seguridad de Purísima del Rincón, Alejandro Vargas Hernández, anunció que se inició una investigación sobre estos hechos.

El funcionario confirmó que este fin de semana, dirección de Seguridad Pública habría aprobado la participación de elementos en la Secundaria Técnica Número 54, Mariano Matamoros, en un rally para orientar sobre el uso del 911, el consumo de drogas peligrosas y la prevención del delito.

Agregó que en esta actividad también participaron elementos de la Comisión Nacional de Emergencia (CNE), Protección Civil y Bomberos.

“En ningún momento se autorizó la intervención de armas de fuego con la comunidad estudiantil” y aseguró que esta decisión de los elementos habría sido “errónea y sin autorización”.

El director de Seguridad dijo que el presidente municipal de Purísima del Rincón, Roberto García Urbano, llamó a que investigue y se apliquen las sanciones correspondientes.

“No se va a tolerar, el presidente municipal Roberto García Urbano, fue claro en exigir que se determinen responsabilidad y se aplique la sanción que determinen en su momento las instancias competentes tanto asuntos internos, como las autoridades que de oficio han de hacer una investigación”, aseveró.

Organizaciones piden sanciones a los responsables

En un comunicado conjunto, diversas organizaciones civiles como la Red por los Derechos de la Infancia (Redim) y el Centro de Promoción de los Derechos Humanos de niñas, niños y adolescentes en Guanajuato, expresaron indignación y condenaron el poner en contacto con armas a menores de edad.

Las organizaciones también pidieron una investigación inmediata y sanciones a los responsables, además de la restitución de derechos a los adolescentes que participaron.

“La aproximación para atender la violencia por parte de las instituciones del Estado no puede ni debe darse con el acercamiento de ningún tipo de armas. Por el contrario, deben contemplar a niñas, niños y adolescentes como personas sujetas de derechos en escenarios donde tengan su voz y se fomente el que sean escuchadas sus preocupaciones y sus propuestas”, apuntaron