4 agosto 2021

Comunicación Consciente

Miles marchan en Colombia en día de paro nacional

Se registran enfrentamientos en Bogotá, donde un grupo intenta entrar al Congreso; en Cali se llega a acuerdo para habilitar un corredor humanitario que permita abastecer la ciudad

Bogotá.— Miles de personas volvieron ayer a las calles de Colombia para protestar contra el gobierno del presidente, Iván Duque, en el octavo día de manifestaciones que dejan 24 muertos y cientos de heridos.

“Duele (…) la negligencia de un gobierno que está sordo, que prefiere enviar fuerza pública, en vez de ayudar [a la gente], prefieren ayudar a los bancos, a las grandes empresas”, dijo el estudiante Héctor Cuinemi, de 19 años, en Bogotá.

Bajo la lupa de la comunidad internacional, que denunció excesos de la fuerza pública, estudiantes, sindicatos, indígenas y otros sectores salieron a las calles de las principales ciudades con marchas festivas y en su mayoría pacíficas.

En Bogotá, Medellín y Cali se completan ya ocho días de protestas consecutivas. En Cali se logró un acuerdo entre las autoridades y manifestantes para habilitar un corredor humanitario que permita abastecer la ciudad. “Agradezco a los líderes sociales, a los alcaldes, la Iglesia católica y a los distintos sectores que están participando de estos diálogos para la habilitación de corredores humanitarios, por su disposición a concertar”, aseguró Clara Luz Roldán, gobernadora del Valle del Cauca.

colombia_prtotest_125362199.jpg
24 muertos han dejado las manifestaciones en Colombia, según la Defensoría del Pueblo.

Tras una semana de movilizaciones el gobierno cedió al diálogo y aceptó reunirse con los sectores inconformes “la próxima semana”, según el consejero presidencial Miguel Ceballos.

Miles de manifestantes protegidos con cubrebocas llegaron en la tarde a la central Plaza de Bolívar, en Bogotá, aledaña a la sede presidencial. Un grupo intentó entrar al Congreso pero fue disuelto por la policía.

La alcaldesa Claudia López hizo un llamado a los jóvenes y al gobierno para que inicien un diálogo y lleguen a un acuerdo viable. “Es indispensable que paremos la violencia indiscriminada y retomemos lo que la naturaleza nos dio como privilegio: la razón y la empatía. La salida política y de acuerdo a esta crisis que lleva más de ocho días la tiene el gobierno nacional en sus manos”, dijo.

En Medellín, la jornada de protesta, que durante la mañana y tarde fueron de manera pacífica y sin alteraciones de orden público, se empañó sobre las 6:30 de la tarde con un acto vandálico en contra de una de las estructuras de Metroplús.

colombia_prtotest_125354542.jpg

Lo que empezó como una manifestación pacífica el 28 de abril en rechazo a una reforma fiscal ya retirada se transformó en una de las mayores protestas contra el gobierno desde que llegó al poder en 2018.

Los manifestantes reclaman, entre otras cosas, mejores condiciones en salud y educación, seguridad en las regiones y cese del abuso policial contra las manifestaciones. Las movilizaciones han sido en su mayoría pacíficas, pero en algunas ciudades se tornaron violentas.

La Defensoría del Pueblo informó que suman 24 decesos. Las cifras podrían ser mayores, según la ONG Temblores, que documenta los abusos policiales en el país y contabilizó 31 muertos, mil 443 casos de violencia policial y 10 casos de presunto abuso sexual. Las autoridades también registran nueve policías heridos de bala. Miles de indígenas se sumaron en Cali a las protestas agitando sus bastones de mando.

Músicos y artistas acompañaron la multitudinaria marcha en Medellín (noroeste) que terminó en plantón.

Según Reporteros sin Fronteras, hubo además 76 agresiones contra periodistas, 10 lesionados por la fuerza pública.

m-cali3_125357257.jpg
Colombianos, durante una protesta en Cali, capital del Valle del Cauca, contra las políticas de Iván Duque. Foto: Cortesía Juan Ladino.

“Qué clase de voluntad de diálogo es cuando no se garantiza el derecho a la protesta pacífica. Quién le va a creer [al presidente] cuando no ha tomado la decisión de desmilitarizar las ciudades colombianas, cuando salimos a marchar y lo primero que pasa es que llegan a reprimirnos”, dijo a la AP la líder estudiantil Jennifer Pedraza, quien se manifestaba en las calles del centro de Bogotá.

El Ministerio de Defensa desplegó 47 mil 500 uniformados en todo el territorio durante las manifestaciones. Sólo en Cali hay 700 soldados, 500 hombres de la fuerza antidisturbios (Esmad), mil 800 policías y dos helicópteros adicionales. Desde el fin de semana soldados también patrullan la capital.

“El hambre también es una pandemia, la injusticia también”, dijo el estudiante Fabián Quiroga.

www.eluniversal.com.mx