19 mayo 2022

Comunicación Consciente

México es el mayor consumidor de productos ultraprocesados en América Latina

El consumo de estos productos incrementa el riesgo de tener cáncer. Además, solo diez productos de esta industria representan las tres cuartas partes de la basura que se encuentra en los océanos del mundo.

La Alianza por la Salud Alimentaria publicó, el 11 de mayo, un informe relacionado con su campaña “Cuida tu salud, cuida el planeta” con el objetivo de resaltar los efectos del consumo de productos ultraprocesados en la salud y el medioambiente.

En México, el consumo de bebidas azucaradas y productos ultraprocesados —como refrescos, néctares, botanas saladas, dulces, postres, cereales azucarados, panes de caja, carnes frías y confitería— es excesivo y ha reemplazado el consumo de alimentos tradicionales y el agua simple, declara el informe.

La venta de estos productos en el país es la más alta en América Latina, con 214 kilogramos de productos y bebidas per cápita; es decir, casi el doble del promedio de la región, reporta la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirma que el consumo frecuente de ultraprocesados aumenta el riesgo de sobrepeso, obesidad, cáncer, diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

Además, estos productos tienen impactos en el ambiente desde su producción hasta su desecho; las botellas y envolturas plásticas generan un gran daño ambiental, contribuyendo al cambio climático, al consumo de agua, contaminación en los suelos y el aire generando sus mayores impactos negativos en comunidades vulnerables.

“La gran industria de alimentos y bebidas sigue produciendo y publicitando productos innecesarios en empaques de un solo uso o de muy pocos usos, mientras que nuestra salud, la del planeta y toda la población están pagando los altos costos por su consumo”, señala el documento.

En México, cuatro empresas tienen casi 96% de la cuota del mercado de bebidas azucaradas y  para la industria de botanas saladas y dulces la cuota del mercado es de 89.4%. México tiene uno de los mercados más concentrados en la región.

Impactos en la salud de los mexicanos

En las últimas tres décadas, el consumo de ultraprocesados en el país se ha duplicado. Aproximadamente 30% de la ingesta diaria de energía de los mexicanos viene de estos productos. En niñas, niños y adolescentes, este porcentaje es aún más alto con alrededor del 35% de la ingesta diaria. Un estudio demostró que 63% de las bebidas ofertadas en las escuelas son bebidas azucaradas y 51% de los alimentos son ultraprocesados.

Alrededor del 85% de la población consume bebidas azucaradas. El 69% de los azúcares añadidos en la dieta mexicana proviene del consumo de estas bebidas y entre 58-85% de la población mexicana rebasa la recomendación para el consumo diario de azúcar añadida.

Se estima que las enfermedades relacionada con el sobrepeso reducirán la esperanza de vida en México en más de 4 años durante los próximos 30 años; esta proyección en la reducción en la esperanza de vida es mayor en México que en cualquier otro país de la OCDE.

Un estudio hecho por World Obesity Federation estima que los costos directos e indirectos de la obesidad en México en 2019 fueron de 26,000 millones de dólares.

Foto: Actúa por la salud en Facebook

Además, un análisis de la OCDE estima que el sobrepeso y las enfermedades relacionadas provocarán una reducción en la fuerza laboral en México equivalente a 2.4 millones de trabajadores de tiempo completo por año y frenará el PIB de México en un 5.3%, muy por encima del promedio de la OCDE que es de 3.3%.

Impactos ambientales

En México, al analizar muestras pequeñas de plástico recolectadas entre 2018 y 2021 se demostró que Coca-Cola Company fue el contribuyente número uno de la basura plástica recolectada.

Además, en el mundo, solo diez productos representan las tres cuartas partes de la basura que se encuentra en los océanos del mundo, debido a su uso generalizado y a su lentísima degradación, entre los que se encuentran las botellas de plástico, las bolsas, los envases de alimentos, las envolturas, los tapones y tapas de plástico y también latas de bebidas.

Foto: Cuartoscuro

Estos plásticos terminan en productos de consumo humano. Un estudio en México en 2019 encontró que uno de cada cinco peces comerciales en México contiene microplásticos en sus vísceras.

El impacto de los ultraprocesados es letal. Por ejemplo una botella de plástico tarda alrededor de 450 años en degradarse. Aproximadamente, 40% de los plásticos producidos son de un solo uso, es decir, son utilizados por unos minutos o unos días y son tirados.

El reciclaje no es una opción

El informe denuncia que las  industrias del petróleo, la de productos y bebidas ultraprocesados promueven la idea del reciclaje como una solución; así, las y los consumidores creen que si desechan sus envases o envolturas en un contenedor de reciclaje desaparecerán.

Sin embargo, esto es una”falsa solución” porque muchos expertos en materia de medio ambiente comentan que no se podrá salir de esta situación únicamente reciclando.

Además, los estudios demuestran que no se reciclan todos los plásticos que se producen. En México, solo aproximadamente 6% de los residuos valorizables se recicla. Esto se debe, en parte, a que solo 8% de los municipios del país dispone de puntos de recolección de residuos.

Bajo este panorama, el conjunto de organizaciones proponen crear políticas públicas que disminuyan el consumo de estos productos, aumentar el impuesto hasta el 20% en bebidas azucaradas, invertir en la agricultura, prohibir la venta de productos en la escuela, invertir en mercados locales, asegurar que las políticas públicas sean salvaguardadas con los conflictos de interés y que las empresas rindan cuentas respecto a las prácticas que dañen a las comunidades.

aristeguinoticias.com