1 agosto 2021

Comunicación Consciente

México despliega a la Guardia Nacional en la frontera sur en operativo contra tráfico de migrantes

Cientos de elementos de Guardia Nacional, Instituto Nacional de Migración, Ejercito Nacional y Policía Estatal, listos para resguardar la frontera sur.

México inició este viernes el despliegue de cientos de agentes migratorios y efectivos del ejército y la Guardia Nacional en la frontera sur del país con el objetivo de lanzar una nueva ofensiva contra el tráfico de migrantes que se centrará en detectar a grupos de familias con menores que hayan cruzado de forma irregular.

Los militares y los miembros del Instituto Nacional de Migración (INM) protagonizaron un inusual desfile en Tuxla Gutiérrez, la capital de Chiapas, justo un día después de que el Gobierno mexicano anunciara que limitará los cruces no esenciales desde Guatemala con el argumento de evitar la propagación del coronavirus.

El INM explicó en un comunicado que a partir de este viernes comenzará el despliegue de efectivos a lo largo del fronterizo río Suchiate, se instalarán más controles de documentación y filtros sanitarios y se vigilarán las zonas de cruce ilegal de personas con drones y mecanismos de visión nocturna.

“México desplegará, a partir de este 19 de marzo, operativos en la frontera sur del país para salvaguardar los derechos e integridad de menores de edad migrantes de diferentes naciones centroamericanas, usados por redes criminales como salvoconducto de tránsito para llegar al norte del país”, indicaba la nota.

Este lunes, agentes migratorios y de la Guardia Nacional incrementaron las acciones de vigilancia con alrededor de mil 400 elementos.

Según el INM, los traficantes o “guías” sugieren a los centroamericanos viajar con menores para facilitar la entrada a México y a Estados Unidos, que desde que Joe Biden llegó a la Casa Blanca ha eliminado algunas de las medidas anti-inmigración impuestas por su predecesor.

Del 1 de enero al 18 de marzo, el INM identificó a cuatro mil 180 menores migrantes que habían entrado al país de forma irregular. En los tres primeros meses de 2020 se detectaron cinco mil 240 y en el mismo periodo de 2019 fueron más de ocho mil 800.

El flujo migratorio actual no ha llegado todavía a las cifras de 2019 pero la administración estadounidense está preocupada por el rápido incremento desde octubre pasado de los cruces ilegales desde México, sobre todo de menores no acompañados y familias.

El Gobierno de México desvinculó las medidas contra COVID-19 en su frontera sur de las acciones migratorias pero ambas coincidieron en el tiempo. Además, no explicó por qué se ponen en marcha ahora, cuando ha pasado más de un año del inicio de la pandemia.

Las restricciones a los viajes no esenciales con el argumento de controlar el coronavirus sí se implementaron en marzo de 2020 en la frontera norte a propuesta del entonces presidente Donald Trump. No obstante, los analistas coincidieron en asegurar que su objetivo real era frenar la migración porque permitía expulsiones inmediatas de quien cruzara ilegalmente a territorio estadounidense.

El más reciente precedente de un despliegue de las fuerzas mexicanas como el anunciado este viernes fue hace casi dos años después de que Trump amenazara a México con imponer aranceles si no controlaba el flujo de migrantes, cosa que el Gobierno mexicano hizo multiplicando los retenes y controles en toda la ruta pero sobre todo en el sur.

www.elfinanciero.com.mx