9 agosto 2022

Comunicación Consciente

Mayos reclaman 400 hectáreas costeras

En esas se encuentra el Parque Acuático de Santa Bárbara; piden audiencia con Adelfo Regino y Octavio Almada

Por: Raúl Armenta Rincón

Más de 150 familias de la etnia mayo demandaron este jueves la restitución de un área costera de 400 hectáreas, entre las que se encuentra el Parque Acuático de Santa Bárbara, en el Municipio de Huatabampo.

Sergio Miranda López, Rubén CeceñaBaimea, Manuel de Jesús Juárez Leyva, Juan Manuel Leyva Campas y Ramón Morales pidieron una reunión de trabajo con el director del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), Adelfo Regino Montes; el titular de la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (Conapesca), Octavio Almada Palafox, y el alcalde Jesús Flores Mendoza.

imagen-cuerpo

Miranda López, dirigente de Cutchuleros de Etchomojaviri Consejo Regional de Pueblos Indios, señaló que la exigencia de la restitución de esa superficie es con argumentos suficientes, para trabajar esos terrenos que les han desplazado.

Dijo que se tiene un convenio de participación con el ejido Rancho Chapo, partiendo del punto del Parque Acuático, por lo que se les pide a las autoridades de los tres niveles de Gobierno que intervengan en las atribuciones de cada una, para que se resuelva ese problema que data de más de 30 años.

Por su parte, Manuel de Jesús Juárez lamentó que les hayan tumbado una obra hecha por ellos, con una inversión de tres millones de pesos, y que consistía en un laboratorio para la depuración de moluscos bivalvos, para que posteriormente el Gobierno construyera el Parque de Santa Bárbara.

imagen-cuerpo

Aclaró que se puede hacer la misma actividad en ese espacio, como es la muda de jaiba, una especie que no se ha explotado, y podrían depurar todo tipo de moluscos, incluyendo la jaiba suave, lo que generaría empleo, en beneficio, sobre todo, de los 150 socios de Yavaros, La Sábila, Moroncárit, La Escalera, Etchoropo, entre otras poblaciones más.

Aseguró que se tienen las cartas de impacto ambiental, registros aduanales pesqueros y, entre otros documentos, el convenio de participación con el ejido Rancho Chapo, que es el dueño de esos terrenos, en los cuales los atropellaron y derribaron las obras que se tenían, como pozos, tinas, cuartos fríos, entre otras.

imagen-cuerpo

diariodelyaqui.mx