23 julio 2021

Comunicación Consciente

La India tiene otro problema: ya no sabe la cifra real de sus muertos por COVID-19

Varias ciudades han informado sobre docenas de cuerpos apilados fuera de los crematorios durante horas.

Los cuerpos que se amontonan en los crematorios y cementerios en toda la India están generando preocupaciones de que el número de muertos por una nueva y feroz ola de COVID-19 pueda ser mucho mayor que los registros oficiales, lo que muestra la escala de un resurgimiento que está abrumando al sistema de salud.

Varias ciudades de la nación del sur de Asia han informado detalles impactantes de cuerpos, envueltos en equipos de protección e identificados por los hospitales como muertos relacionados con el virus, alineados fuera de los crematorios durante horas. Las cuentas recopiladas por Bloomberg de familiares de los muertos y trabajadores y testigos presenciales en crematorios en al menos cinco ciudades indican que el número real de muertes de COVID podría ser significativamente mayor que las muertes informadas por los departamentos de salud del gobierno local.

El jueves, India superó el récord mundial de nuevas infecciones diarias con 314 mil 835 nuevos casos. Con casi 16 millones de infecciones, es la segunda nación más afectada del mundo, solo por detrás de Estados Unidos. Pero si bien el número de casos de Estados Unidos es el doble, su número de muertes es tres veces mayor que lo que India ha informado. El aumento repentino de la tercera economía más grande de Asia pone en riesgo no solo su frágil recuperación económica, sino también la lucha mundial contra la pandemia del coronavirus.

Las muertes en la India siempre se han contado mal, incluso antes de que ocurriera la pandemia. La gran mayoría de las muertes, especialmente en las aldeas rurales, se producen en el hogar y, de forma rutinaria, no se registran. Para otros, la causa de muerte enumerada suele ser anodina (vejez o ataque cardíaco), lo que lleva a los expertos a estimar que solo entre el 20 por ciento y el 30 por ciento de todas las muertes en la India están debidamente certificadas médicamente.

Los informes de noticias de toda la India sugieren que una combinación de pruebas deficientes y un sistema de salud inundado por el amontonamiento en los hospitales de los enfermos por el virus ha significado que contar las muertes de COVID con precisión sigue siendo una lucha incluso un año después de la crisis de salud.

No capturar los datos de muerte con precisión “crea la idea errónea de que los medios están mostrando casos anecdóticos y la situación general está bajo control”, aseguró Himanshu Sikka, director de estrategia de salud de IPE Global, una firma consultora de desarrollo. “Esto daña los preparativos futuros y las medidas necesarias para una posible tercera ola”.

En Lucknow, la capital del estado más poblado de India, Uttar Pradesh, el número oficial de muertes de COVID entre el 11 y el 16 de abril fue de 145. Sin embargo, solo dos de los principales crematorios de la ciudad reportaron más de 430 o tres veces más cremaciones. bajo el protocolo COVID-19 en ese período, según testigos presenciales y trabajadores, que pidieron no ser identificados porque no estaban autorizados a hablar con los reporteros. Esto no tiene en cuenta los entierros o funerales en otros lugares de cremación más pequeños de la ciudad.

www.elfinanciero.com.mx