12 junio 2021

Comunicación Consciente

Frente a repunte en casos COVID-19, Johnson espera que el encierro salve la Navidad en Reino Unido

‘Nadie quiere imponer estas medidas en ningún lugar’, dijo Johnson en un discurso televisado el sábado por la noche.

Al final, Boris Johnson tuvo que enfrentarse a los hechos. Al anunciar de mala gana a un segundo bloqueo para Inglaterra por el repunte en los casos de COVID-19, sacó a sus científicos para explicar por qué era necesario. Como primer ministro, quiere salvar la Navidad.

Después de todo, fue en diciembre pasado cuando celebró una victoria electoral aplastante que ayudaría a lograr el Brexit. Eso fue antes de la llegada del coronavirus, que no solo estuvo a punto de matarlo sino que puso al revés a su gobierno.

Su partido conservador gobernante está dividido sobre cómo combatir el virus: ¿quiere respetar la libertad personal y mantener los negocios en marcha? ¿O puede encontrar una manera de equilibrar sus creencias con la realidad de una enfermedad que ha matado a más de 46 mil británicos y ha creado una crisis de salud masiva?

Esas tensiones se pusieron de manifiesto en cómo se conoció la noticia, a través de una filtración, de que Inglaterra estaba siguiendo el camino de muchos países europeos. Tan recientemente como el viernes, el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, quien reemplazó a Johnson cuando estaba enfermo con el virus, describió tal movimiento como «desesperadamente injusto».

Desde fuera, la gestión de la crisis parece caótica. La lucha por organizar una conferencia de prensa que seguía retrasándose refleja las dificultades que tuvo la oficina de Johnson para enfrentarse a diferentes partes interesadas, incluido el Tesoro, que controla las finanzas.

www.elfinanciero.com.mx