2 agosto 2021

Comunicación Consciente

Defensores de derechos humanos promueven boicot a Olímpicos de Beijing

Sostienen que es una medida contra el abuso de las minorías en China.

Los grupos que alegan abusos de derechos humanos contra las minorías en China piden un boicot total de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Beijing, una medida que probablemente aumentará la presión sobre el Comité Olímpico Internacional, atletas, patrocinadores y federaciones deportivas.

Una coalición que representa a uigures, tibetanos, residentes de Hong Kong y otros emitió un comunicado este lunes donde piden el bloqueo, rechazando medidas menores que habían sido lanzadas como “boicots diplomáticos” y más negociaciones con el COI o China.

“El tiempo de hablar con el COI ha terminado. Esto no puede ser juegos como de costumbre o negocios como de costumbre; no para el COI y no para la comunidad internacional”, dijo Lhadon Tethong, del Instituto de Acción del Tíbet, en una entrevista exclusiva con The Associated Press.

Los Juegos de Beijing están programados para comenzar el 4 de febrero de 2022, solo seis meses después de que terminen los Juegos Olímpicos de verano pospuestos en Tokio.

Los grupos de derechos humanos se han reunido varias veces en el último año con el COI, pidiendo que los juegos sean retirados de China. Un miembro clave en esas conversaciones fue Zumretay Arkin, del Congreso Mundial Uigur.

La propia Tethong fue detenida y deportada de China en 2007, un año antes de los Juegos Olímpicos de Verano de Beijing, por liderar una campaña por el Tíbet.

“La situación en la que nos encontramos ahora es evidentemente peor que entonces”, afirmó Tethong.

Recordó que el COI dijo que los Juegos Olímpicos de 2008 mejorarían los derechos humanos en China.

“Si los juegos continúan, Beijing obtiene el sello internacional de aprobación por lo que están haciendo”, indicó.

El impulso a un boicot se produce un día antes de una audiencia conjunta en el Congreso de Estados Unidos centrada en los Juegos Olímpicos de Beijing y el historial de derechos humanos de China, y pocos días después de que el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos dijera que los boicots son ineficaces y solo perjudican a los atletas.

“La gente ha trabajado para comprometerse con el COI de buena fe para que comprendan los problemas directamente de la boca de los más afectados: los uigures en la parte superior de esa lista y los tibetanos y otros. Está claro que al COI no le interesan en absoluto cuáles son los impactos reales sobre el terreno para las personas”, dijo Tethong.

El COI ha dicho repetidamente que debe ser “neutral” y mantenerse al margen de la política. El organismo con sede en Suiza es esencialmente una empresa deportiva, que obtiene alrededor del 75% de sus ingresos de la venta de derechos de transmisión y un 18% más de patrocinadores. También tiene estatus de observador en las Naciones Unidas.

“No somos un gobierno mundial”, manifestó recientemente el presidente del COI, Thomas Bach.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha criticado “la politización de los deportes” y ha dicho que cualquier boicot está “condenado al fracaso”. China ha negado las acusaciones de genocidio contra el pueblo uigur.

Un informe reciente del Departamento de Estado de Estados Unidos expuso explícitamente que el año pasado tuvieron lugar “genocidio y crímenes de lesa humanidad” contra musulmanes uigures y otras minorías en la región occidental de Xinjiang.

Tethong sabe que algunos atletas pueden oponerse, pero dijo que otros, que ganaron impulso por el movimiento Black Lives Matter, pueden convertirse en aliados. Reconoció esto como un momento de “quitarse los guantes”.

“Obviamente, hay muchas personas que están preocupadas por los atletas y su trabajo de toda la vida, pero al final, es el COI el que los ha puesto en esta posición y debe rendir cuentas”, dijo Tethong.

La esquiadora estadounidense Mikaela Shiffrin, dos veces medallista de oro olímpica, explicó el dilema de los atletas en una entrevista reciente en CNN.

“Ciertamente, no quieres que te pongan en la posición de tener que elegir entre derechos humanos como la moralidad o poder hacer tu trabajo”, admitió.

Tethong sugirió que los miembros de la coalición podrían presionar a los 15 principales patrocinadores del COI, la red estadounidense NBC, que genera alrededor del 40% de todos los ingresos del COI, federaciones deportivas, grupos de la sociedad civil “y cualquiera que escuche”.

Los activistas ya han llamado la atención del patrocinador del COI, Airbnb.

“Primero está la cuestión moral. ¿Está bien albergar un evento deportivo internacional de buena voluntad como los Juegos Olímpicos, mientras la nación anfitriona está cometiendo un genocidio más allá de las gradas?”, dijo Tethong.

En reuniones con el COI, los activistas dicen que han pedido ver documentos en los que China ha dado “garantías” sobre las condiciones de los derechos humanos, y sostienen que el organismo no ha presentado los documentos.

El COI incluyó requisitos de derechos humanos hace varios años en el contrato de la ciudad anfitriona para los Juegos Olímpicos de París 2024, pero no incluyó esas pautas, los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, para Beijing. París es la primera sede olímpica que contiene las normas, impulsadas durante mucho tiempo por los grupos de derechos humanos.

La semana pasada, grupos de derechos humanos y naciones occidentales lideradas por Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania acusaron a China de crímenes masivos contra la minoría uigur y exigieron el acceso sin obstáculos de los expertos de la ONU.

En la reunión, la embajadora británica ante la ONU, Barbara Woodward, calificó la situación en Xinjiang como “una de las peores crisis de derechos humanos de nuestro tiempo”.

“La evidencia apunta a un programa de represión de grupos étnicos específicos. Las expresiones de religión han sido criminalizadas y la lengua y la cultura uigur son discriminadas de forma sistemática y en gran escala”, dijo Woodward.

www.elfinanciero.com.mx