17 mayo 2022

Comunicación Consciente

Conoce a Melissa López una mujer que busca el empoderamiento femenino

8M #RedacciónStaff

Por Kenia Esquer Farías

“Es una lucha desde el entendimiento haciendo equipo para formar ciudadanos y ciudadanas que ejerzan sus derechos sin violentar el de los demás”.

Ella es la Lic. En Psicología Melissa López Castro, quien desde hace unos años brinda su aportación al ámbito social, colaborando con instituciones como La Paloma, Casa de la Mujer Indígena, ubicada en San Ignacio Cohuirimpo.

“Desde hace 8 años formo parte de una institución enfocada a la atención de mujeres indígenas que sufren de violencia, permitiendo compartir mi experiencia desde el ámbito psicológico” expresó.

Dando a conocer parte de su labor con mujeres de la comunidad indígena Mayo, en las cuales aún se perciben rasgos de comportamiento machista que radican radica en violencia, y en repetidas ocasiones suele percibirse normalizada tras los usos y costumbres en las comunidades, ocasionado que sean doblemente victimizadas, por el hecho de ser mujer.

“La violencia no es solo física, es emocional, económica y se refleja en el ámbito familiar, más esta situación no es exclusiva de las mujeres de comunidad, cabe mencionar que la violación a los derechos no es exclusiva de las clases sociales, en mi experiencia me ha tocado atender a mujeres en el municipio de Navojoa donde podría decir que su estatus económico es de un poder adquisitivo mayor” acentuó López Castro.

Melissa emprende conferencias y pláticas a grupos de mujeres en diferentes comunidades como Masiaca, La Potable, Los Guayos, Comisaría Rosales y zonas aledañas, acompañada de un grupo de mujeres líderes en la comunidad y gobernadores con los cuales se firman acuerdos, además de abogadas que aportan la asesoría legal.

Comentó que, con los gobernadores tradicionales, están sensibilizando o al menos en la región Mayo permiten que se acceda a las comunidades, identificado una mayor apertura que radica en un cambio, considerando que cambiar perspectivas es difícil, pero se podrá.

“El proceso de psico-educación es extenuante, más en el momento en que ellas se dan cuenta de que los gritos, los chantajes y la infidelidad no es algo que ellas provoquen ni generan, el “amor” que duele tiene muchos nombres, pero no es amor”, declaró.

Actualmente en la institución se atiende al mes entre 30 a 50 mujeres, de las cuales 16 mantienen seguimiento, no todas regresan por lo cual desde la primera atención se procura que sea lo más integral posible.

¿Qué representa el 8 de marzo para Melissa?

“8 de marzo es una fecha que representa un impacto fuerte en las mujeres tras conmemorar la lucha de aquellas que pelearon por sus derechos, fueron violentadas, asesinadas, limitadas en sus derechos, en memoria de todas ellas que dijeron que esa situación debía cambiar.

Es recordar y cuestionarme ¿qué hicieron esas mujeres que fueron asesinadas?, y qué estoy haciendo yo para contribuir a la causa que me permitió hoy tener mis estudios, y como psicóloga que hago o que hacer para que otras mujeres conozcan y ejerzan sus derechos, enseñarles a mis hijas a ejercer libremente los suyos.

La cadena de violencia se rompe contigo. Empoderar es ejercer tus derechos y luchar por lo que tú mereces.”