2 agosto 2021

Comunicación Consciente

China reconoce que sus vacunas contra COVID-19 tienen una efectividad baja

El país asiático está considerando combinarlas con el fin de aumentar su eficacia, según dijo la máxima autoridad de la agencia china de control de enfermedades.

 

BEIJING, China.- La efectividad de las vacunas chinas contra el coronavirus es baja y el gobierno está considerando combinarlas, según dijo este domingo la máxima autoridad de la agencia china de control de enfermedades, en una inusual admisión oficial de la debilidad de las vacunas chinas.

Los fármacos chinos “no tienen tasas de protección muy altas”, dijo el director de los Centros chinos de Control de Enfermedades, Gao Fu, en una conferencia el sábado en la ciudad suroccidental de Chengdu.

Beijing ha distribuido cientos de millones de dosis en otros países y ha tratado de fomentar las dudas en torno a la efectividad de las vacunas occidentales.

Beijing aún no ha aprobado ninguna vacuna extranjera para su uso en China.

Gao no dio detalles de posibles cambios en la estrategia, pero mencionó el ARN mensajero, una tecnología antes experimental utilizada por fabricantes occidentales de vacunas, mientras que las farmacéuticas chinas emplearon técnicas asentadas.

“Todo el mundo debe considerar los beneficios que pueden traer a la humanidad las vacunas de ARN mensajero”, dijo. “Debemos seguirlo con cuidado y no ignorarlo sólo porque ya tengamos varios tipos de vacunas”.

Gao había cuestionado en el pasado la seguridad de las vacunas de ARN mensajero. La agencia oficial de noticias Xinhua citó en diciembre unas declaraciones suyas en las que dijo que no podía descartar efectos secundarios negativos porque era la primera vez que se empleaban las vacunas en personas sanas.

Funcionarios que ofrecieron una conferencia de prensa el domingo no respondieron directamente a preguntas sobre los comentarios de Gao o posibles cambios en los planes oficiales. Pero otro miembro del centro de control de enfermedades señaló que se estaba trabajando en vacunas de ARN mensajero.

“Las vacunas de ARN mensajero desarrolladas en nuestro país también han entrado en la fase de ensayos clínicos”, dijo el funcionario, Wang Huaqing, que no dio plazos para su posible distribución.

Medios estatales chinos y blogs populares de ciencia y salud han cuestionado también la seguridad y efectividad de la vacuna de Pfizer, que utiliza ARN mensajero.

Para el 2 de abril, unos 34 millones de personas habían recibido las dos dosis requeridas de las vacunas chinas, mientras que unos 65 millones de personas se habían puesto ya una dosis, indicó Gao.

Los expertos señalan que mezclar vacunas, o la inmunización secuencial, puede impulsar las tasas de efectividad. Varios ensayos en distintas partes del mundo estudian el efecto de mezclar las vacunas o administrar una dosis de recordatorio tras un largo periodo de tiempo. Investigadores en Gran Bretaña estudian una posible combinación de las vacunas de Pfizer y AstraZeneca.

La pandemia de coronavirus, que comenzó en el centro de China a finales de 2019, ha planteado la primera ocasión en la que la industria farmacéutica china ha jugado un papel en la respuesta a una emergencia sanitaria global.

Las vacunas fabricadas por dos farmacéuticas estatales, Sinovac y Sinpopharm, se han exportado a 22 países, como México, Turquía, Indonesia, Hungría, Brasil y Turquía, según el Ministerio de Exteriores.

Investigadores en Brasil concluyeron que la efectividad de una vacuna de Sinovac para evitar infecciones sintomáticas era de apenas el 50.4 por ciento, cerca del umbral del 50 por ciento en el que los expertos consideran útil una vacuna. En comparación, la vacuna de Pfizer-BioNTech tiene una efectividad del 97 por ciento.

Expertos sanitarios ven improbable que las vacunas chinas se vendan a Estados Unidos, Europa occidental y Japón debido a la complejidad del proceso de aprobación legal.

Chile, en defensa de Sinovac

Por otra parte, el ministro de Ciencia de Chile hizo este domingo una férrea defensa de la vacuna Sinovac, luego que la máxima autoridad de salud China dijera que la efectividad de sus vacunas contra COVID-19 es baja y el gobierno de ese país asiático está considerando cambiarlas.

“En relación a las dudas que han despertado artículos de prensa” sobre la vacuna china Sinovac “reiteramos la importancia de enmarcar la discusión en la evidencia disponible”, dijo el ministro Andrés Couve. “Contamos con estudios científicos con los más altos estándares para evaluar su seguridad y efectividad”, agregó.

Chile fue uno de los primeros países en el mundo en apostar por la inoculación con la vacuna china y ha inmunizado a la mayoría de su población con ella. Hasta ahora ha aplicado más de 10 millones de dosis, según datos del Ministerio de Salud. El país sudamericano también ha utilizado en menor escala la vacuna de Pfizer/BioNTech (más de 1.4 millones de dosis).

 

www.elfinanciero.com.mx