23 julio 2021

Comunicación Consciente

Cepillín inquieto y alegre hasta el final

Ricardo González conocido como el payasito de la tele, murió a los 75 años afectado por complicaciones cardiacas, una neumonía y un linfoma en la columna

Monaguillo, futbolista, odontólogo y con el paso de los años convertido en una figura de la televisión mexicana y en un referente en la música infantil. Así se puede definir a Ricardo González Cepillín, quien a los 75 años de edad murió a las 10:20 horas de ayer en el Estado de México, tras ser hospitalizado por un dolor de espalda.

La noche del domingo había sido ingresado a terapia intensiva por complicaciones cardiacas luego de una neumonía que presentó tras una operación de la columna vertebral.

El llamado Payasito de la tele ingresó al hospital la semana pasada por un fuerte malestar en la columna vertebral, después de estar a punto de caer de una escalera de su casa.

Fue sometido a una cirugía, sin embargo, una semana después de su llegada al Corporativo Hospital Satélite, el comediante fue ingresado a terapia intensiva por presentar insuficiencia cardiaca y neumonía.

A su delicado estado de salud, se sumó que los médicos le detectaron un linfoma al momento de realizar la operación.

Ricardo González Jr., hijo de Cepillín, señaló que su padre deseaba difundir la información sobre su nuevo cuadro clínico, sin embargo, las circunstancias no lo favorecieron: el comediante fue intubado e inducido a un coma.

“Estaba ya muy deteriorado, le comenzó a fallar su riñón, le echó todas las ganas, pero hablé con mi mamá para que le diera fortaleza. Le dijimos que ya no se
preocupara por su familia. Parece que nos escuchó y a los pocos minutos se relajó”, comentó su hijo.

“Afortunadamente, antes de que se pusiera tan mal,  nos pudimos despedir de él y también nos pidió que lo comunicáramos con sus nietos por   una videollamada”, comentó.

Nació en Monterrey el 7 de febrero de 1946 y por la difícil situación económica de su familia comenzó a trabajar de monaguillo. Su inquietud lo llevó a jugar futbol. Soñaba con ser reconocido

En algunas entrevistas, reveló que aunque su padre era homofóbico y en varias ocasiones lo corrió de casa acusándolo de homosexual, fue quien lo orilló a la vida de comediante. “Me decía  que no fuera payaso”, bromeaba.

Estudió odontología y, atraído por los niños, decidió crear un personaje pintado de payaso. De esta forma podía enseñar a los menores a que no le tuvieran miedo a los dentistas, además de que les enseñaba la forma correcta de cepillarse los dientes. Así nació el nombre de Cepillín.

Comenzó a trabajar en Monterrey con el personaje. El conductor de televisión Héctor Benavides lo invitó a formar parte de un programa  los fines de semana, pero debido al éxito y aceptación que logró estuvo al aire por seis años.

Gracias a su carácter inquieto, Cepillín decidió buscar nuevas oportunidades en la Ciudad de México. Comenzó en el Teatro Blanquita apoyado por Carmen Salinas y después ingresó a la televisión nacional con el programa El show de Cepillín, que mantuvo sus transmisiones por tres años y llegó a 18 países de América Latina.

Además de cantar y bailar, en el programa montaba obras de teatro donde le dio oportunidad a diversas jóvenes actrices.

Cepillín grabó 18 álbumes de estudio con temas destacados como La Feria de CepillínTomásEn un bosque de la ChinaLa gallina co co ua, Un día con mamá y Pancho López, entre otros.

Las mañanitas con Cepillín alcanzó popularidad y en poco tiempo se convirtió en un referente en las casas de los pequeños para festejar los cumpleaños, con frases como “siete machete, ocho machete, Felicidades”.

Reafirmando su inquietud, también participó en tres películas. La primera de ellas fue Milagro en el circo, en la que trabajó junto con una chiquita, quien acompañada de su mamá, acababa de llegar de Veracruz para buscar un lugar en el medio artístico: se trataba de Yuri.

Según palabras de la misma cantante, ahí conoció el lado humano y los deseos de ayudar de Cepillín, quien se encontraba en una situación privilegiada, pero se preocupaba por ver que la chiquilla y su mamá tuvieran para comer y dónde dormir, por lo que pedía que las atendieran en todo lo que necesitaran.

Otra anécdota de la carrera de Cepillín se dio en una gira junto al elenco del programa Chiquilladas. Había faltado un músico y necesitaba alguien que lo apoyara en el escenario. Ahí le dio la oportunidad a Aleks Syntek, quien era parte de la emisión infantil.

El Circo de Cepillín también fue un espectáculo que recorrió distintos lugares del país, en los que el público le mostraba su cariño.

Ricardo González confesó que tuvo adicción al cigarro, lo cual le provocó que sufriera tres infartos.

Junto con sus hijos, Ricardo y Roberto organizó un espectáculo para seguir llevando su presencia a distintos lugares.

Su participación más reciente sobre el escenario fue en la obra El cuarentenorio cómico, invitado por el productor Alejandro Gou.

Ahí Cepillín sintió el cariño del público, quien lo ovacionaba desde el momento que aparecía sobre el escenario. Desafortunadamente, la pandemia hizo que la temporada se terminara.

Sus familiares incinerarán sus restos y hasta el momento no han decidido en dónde reposarán.

www.excelsior.com.mx