31 julio 2021

Comunicación Consciente

Aún no se sabe si el COVID es natural o artificial… y Biden le ‘echa sal’ a la herida

El Presidente estadounidense pidió a China cooperar con las investigaciones sobre los orígenes de la pandemia.

El presidente Joe Biden pidió el miércoles una investigación de inteligencia estadounidense más profunda sobre los orígenes del COVID-19, dando nueva vida a las afirmaciones de que el coronavirus escapó de un laboratorio chino.

Después de más de un año buscando los misteriosos orígenes de la pandemia antes de que se encontrara el primer cúmulo en un mercado de alimentos de Wuhan, no está claro qué nuevos recursos pueden aportar los espías estadounidenses a la búsqueda. La orden de Biden también reabre una brecha con Beijing, que ha impedido investigaciones internacionales anteriores y ha castigado a gobiernos extranjeros por sugerir que tiene algo que ocultar.

En una declaración sorpresa, Biden anunció que la comunidad de inteligencia de Estados Unidos le había entregado un informe a principios de este mes sobre los orígenes del virus. El documento reconoció las divisiones sobre si el virus se transmitió naturalmente de animales a humanos, la teoría predominante de los científicos, o si se filtró del Instituto de Virología de Wuhan, una afirmación popular entre los republicanos que no ha sido descartada por los expertos.

de emergencia en EU

Biden dijo que dos “elementos” de la comunidad de inteligencia se inclinaron hacia un origen natural del virus, mientras que otro se inclinó hacia el laboratorio de Wuhan, un centro global para la investigación del coronavirus. Cada lado tenía “confianza de baja a moderada” y la mayoría de las 17 organizaciones que componen la comunidad creían que no había suficiente información para evaluar qué escenario era más probable, dijo Biden.

Ordenó a las agencias de inteligencia “redoblar sus esfuerzos” y volver a informarle en 90 días. Pero su búsqueda de una respuesta parece improbable. Los funcionarios chinos han negado repetidamente que la instalación sea la fuente del patógeno, y la embajada del país en Washington el miércoles desestimó la investigación como una “campaña de difamación y cambio de culpa” que perjudicaría los esfuerzos para prevenir futuras crisis de salud.

“Vale la pena investigar esto, pero estamos buscando una explicación para algo que al final puede que nunca se resuelva por completo”, dijo William Schaffner, epidemiólogo de la Universidad de Vanderbilt. “La mayoría de nosotros seguimos creyendo que estamos subestimando a la madre naturaleza aquí”, dijo, y señaló que se determinó que dos brotes anteriores de coronavirus de este siglo surgieron de forma natural.

Responsabilidad de China

El informe podría convertirse en un tema crudo antes de la cumbre del Grupo de los 20 en octubre, una oportunidad para la primera reunión de Biden con el presidente chino Xi Jinping. Biden ha considerado repetidamente a China como el principal rival económico de Estados Unidos, y su zar de Asia, Kurt Campbell, declaró el miércoles que el esfuerzo de Estados Unidos para priorizar el compromiso con Beijing “ha llegado a su fin“.

Y a todo esto... ¿sabes qué son y cómo se forman los anticuerpos contra el COVID?

Y a todo esto… ¿sabes qué son y cómo se forman los anticuerpos contra el COVID?


En su declaración, Biden pidió a China que coopere con las investigaciones sobre los orígenes de la pandemia, pero no se hizo eco de los llamamientos de los legisladores republicanos de que Pekín debería rendir cuentas si el virus escapa de su laboratorio. También usó la palabra “accidente” para describir lo que pudo haber sucedido en el laboratorio de Wuhan, un rechazo implícito a las afirmaciones sin fundamento de que China pudo haber liberado intencionalmente el virus.

El Wall Street Journal informó esta semana que la inteligencia de Estados Unidos indica que tres investigadores del laboratorio, que estudian los coronavirus de murciélagos y su potencial para infectar a los humanos, se enfermaron lo suficiente en noviembre de 2019 como para buscar atención hospitalaria.

Shi Zhengli, la principal investigadora de coronavirus de murciélago en el laboratorio, dijo en un artículo en marzo de 2020 en Scientific American que el código genético del virus que causa COVID-19 no coincide con ninguna de las muestras de su laboratorio. También le dijo a un equipo dirigido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que visitó la ciudad a principios de este año, que todo el personal había dado negativo en las pruebas de anticuerpos COVID-19.

“El Partido Comunista de China probablemente percibirá el llamado de Biden para una mayor claridad sobre los orígenes del COVID-19 como parte de la estrategia general de su administración para ganar la competencia con China”, dijo Bonnie Glaser, directora del Programa de Asia en el Fondo Marshall Alemán de Estados Unidos, un grupo de investigación. “Continuarán rechazando absolutamente que China es responsable y tratarán de echar la culpa a Estados Unidos y otros países, y sembrarán dudas de que exista alguna evidencia concluyente”.

Los funcionarios chinos han enfatizado la investigación que muestra evidencia de infecciones por coronavirus fuera de China a fines de 2019 y señalaron las importaciones de alimentos congelados como un posible vector. Algunos diplomáticos chinos han ido más allá, sugiriendo que el virus podría tener orígenes estadounidenses y pidiendo que Estados Unidos abra instalaciones de defensa biológica en Fort Detrick, en Maryland, para su investigación.

“Politizar el rastreo del origen, una cuestión de ciencia, no solo dificultará encontrar el origen del virus, sino que dará rienda suelta al ‘virus político’ y obstaculizará seriamente la cooperación internacional sobre la pandemia”, dijo la embajada china tarde del miércoles. “Apoyamos un estudio exhaustivo de todos los primeros casos de COVID-19 encontrados en todo el mundo y una investigación exhaustiva de algunas bases secretas y laboratorios biológicos de todo el mundo”.

Karine Jean-Pierre, una portavoz de la Casa Blanca, se negó el miércoles a decir si Biden consideraría alguna acción basada en el resultado de su nueva investigación. “Vamos a ir con la investigación de 90 días y ver a dónde nos lleva desde allí”, dijo.

Investigaciones de isquiotibiales

Un informe de la OMS a principios de este año dijo que el escenario de origen más probable era que el virus se propagara a los humanos de los murciélagos a través de un animal intermediario no especificado. La Casa Blanca criticó el informe por estar incompleto y carecer de datos cruciales, y el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que no era “lo suficientemente extenso” y que la teoría de las fugas de laboratorio necesitaba más investigación.

Anthony Fauci, uno de los rostros de la respuesta pandémica de Estados Unidos y asesor de Biden, reiteró el miércoles que creía que era poco probable que el virus procediera de un laboratorio. También advirtió que la incertidumbre puede persistir, y señaló que el origen del brote de ébola de 2014 aún no se comprende por completo.

Los republicanos se han centrado en la teoría de las fugas de laboratorio, en particular los funcionarios del gobierno del ex presidente Donald Trump, incluido su secretario de estado, Michael Pompeo, y el ex director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Robert Redfield. “Cada pieza de evidencia apunta a una fuga de este laboratorio”, dijo Pompeo en un tuit esta semana.

Los políticos estadounidenses de ambos partidos están pidiendo respuestas. “Si no sabemos sus orígenes, no sabemos cómo evitarlo nuevamente en el futuro”, dijo el miércoles a Bloomberg Television el senador Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

El miércoles, el Senado aprobó por unanimidad una legislación patrocinada por los republicanos Josh Hawley y Mike Braun que requeriría que la administración de Biden desclasifique la inteligencia sobre los posibles vínculos entre el laboratorio de Wuhan y la pandemia. El senador Lindsey Graham, otro republicano, ha impulsado una investigación independiente sobre los orígenes del virus y pidió el miércoles sanciones preventivas contra China.

“Si vino del laboratorio, eso es algo que debemos saber, ¿verdad? Porque ese es un problema completamente diferente para el mundo”, dijo Graham. “Y las personas que están a cargo de ese laboratorio, y que pusieron en marcha este virus, deben rendir cuentas de alguna manera para disuadir esto en el futuro”.

www.elfinanciero.com.mx