23 junio 2021

Comunicación Consciente

AMLO quiere de los gobernadores ‘sometimiento e incondicionalidad’: Javier Corral

El gobernador de Chihuahua señaló que el gobierno federal lo quiere “humillado”, pero se “va a topar con pared”, ya que no permitirá que se ofenda y se agravie a los chihuahuenses.

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, calificó la decisión del gobierno federal de romper la coordinación con su entidad en materia de seguridad como un hecho “muy grave”. También negó que su gobierno conspirara en contra de los operativos de la Guardia Nacional en las presas estatales o que fomentara acciones violentas.

Durante una entrevista con Aristegui en Vivo, Corral aseguró que lo único que ha pedido es “desmilitarizar el conflicto del agua en Chihuahua” y que la cooperación en temas de seguridad no es opcional, ni se puede decidir de forma unilateral. Esto, porque existe un deber de colaboración recogido por el artículo 21 de la Constitución, además de una garantía de protección federal en materia de seguridad interior en el artículo 119.

Señaló que la explicación brindada por el secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, fue que se había tomado esta determinación por las supuestas críticas hechas por su gobierno a la Guardia Nacional sobre la custodia de las presas. “No ha habido de nuestra parte descalificación alguna a la Guardia Nacional […] que saquen una sola expresión mía descalificando a la Guardia”, puntualizó.

Así lo dijo esta mañana:

El mandatario dijo que su gobierno no ha “medrado” con la muerte de una mujer durante las protestas en la presa ‘La Boquilla’ el pasado 8 de septiembre. Acusó que esta persona “fue asesinada arteramente” por una mala actuación de elementos de la Guardia Nacional. “Hemos sabido contextualizar incluso ese hecho. Hemos señalado que fue inusitada la agresión, que se deriva de una muy mala actuación, de un abuso. Tenemos todos los elementos para confirmar esa versión, ya que al principio se trató de criminalizar a la víctima, incluso [se llegó a] decir que habían repelido una agresión”.

Para Javier Corral, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador le tiene “inquina” porque quiere que le sea “incondicional”:

“Me quieren humillado y la verdad es que, en ese tema, conmigo se van a topar con pared. No vamos a permitir que se ofenda y se agravie la dignidad de los chihuahuenses porque así lo decidieron ellos. Y vamos a dar la batalla. Nosotros siempre hemos estado dispuestos a conciliar”.

Considera que el retiro del gobierno federal del Grupo de Coordinación para la Construcción de la Paz en Chihuahua es “un desplante” que pone en riesgo la seguridad de las personas y que el compromiso con la federación era no politizar este tema: “¿Quién gana con esto? La delincuencia organizada. Están felices de vernos peleados en materia de seguridad. Enfrentamos a delincuentes peligrosos que cuando nos ven separados se aprovechan y la que pierde es la gente”.

Criticó la falta de comunicación de los gobernadores con el presidente de la República -“ni por señales de humo”– y rechazó los señalamientos de éste durante la conferencia matutina de este jueves, en torno a que el conflicto del agua en Chihuahua tiene tintes electorales, por el relevo de la gubernatura en 2021.

Para el panista, el presidente no está acostumbrado a que la gente exprese puntos de vista diferentes el suyo. “Adentro de su gobierno quiere obediencia ciega. Entre los gobernadores quiere sometimiento e incondicionalidad. Nunca la va a conseguir en mi caso, como es de suponerse, por nuestra propia formación, biografía y lucha política”, señaló.

aristeguinoticias.com